Cuándo debo acudir a un abogado?


Si a usted se le acusa de cometer un delito o ha sufrido un agravio o perjuicio, y la ley provee alguna disposición para resarcirle demandando al causante de este agravio o perjuicio puede necesitar un abogado lo antes posible (en el ámbito criminal, tanto la Constitución de los Estados Unidos de América como la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico le garantizan el derecho a estar representado por un abogado y, si no tiene solvencia económica para contratar uno, el Estado le provee uno de manera gratuita). La premura en la asistencia legal descansa en el hecho de que para ventilar su caso puede requerirse la presencia de testigos y la tramitación de la evidencia que le apoyará en su defensa. Además, sea un caso criminal o uno civil, existen términos de prescripción que podrían imposibilitar ventilar su acción (valga señalar que los términos prescriptivos en un caso criminal "corren a favor" de la parte acusada pues es el término de tiempo “letal” que tiene el Ministerio Público para someter el caso en su contra, en cumplimiento con el debido proceso de ley constitucional).


Se preguntarán, ¿qué deben considerar a la hora de contratar un abogado para su caso? Lo escencial: que sea un profesional admitido al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico. Puede pedir recomendaciones a sus allegados, verificar los anuncios en los periódicos, hacer investigación en línea en los diferentes blogs o sites de abogados, entre otros. Por medio de su portal de Internet, la Rama Judicial de Puerto Rico (http://www.ramajudicial.pr/orientacion/dir-abogados.html) tiene accesible al público el registro de todos y cada uno de los abogados licenciados que pueden servirle y puede hacer esta búsqueda por nombre, apellidos y/o pueblo donde cada licenciado tiene su sede (también le da acceso a otra información como dirección postal, si está en la práctica privada y si es o no notario).


Qué deben esperar de un abogado una vez lo contacte?

 

La tecnología hace cada vez más fácil y accesible contactar a un abogado, por ello algunos no tienen propiamente una oficina física. Tenga en cuenta que, con oficina física o no, debe darle un tiempo razonable para que estudie su situación, de manera que pueda proveerle unas repuestas efectivas de acuerdo a su controversia y el Derecho aplicable. Sugerimos que vaya preparado y, antes de la reunión, haga notas acerca de su situación legal, de tal manera que pueda ir directa y fácilmente sobre los puntos importantes al tratar con el potencial abogado. Lleve los nombres, direcciones y números telefónicos de todos los vinculados con su caso (incluyendo testigos), así como todos los documentos que tenga disponible sobre la controversia que discutirá en la reunión (puede que algunos abogados pidan examinar los documentos antes de la reunión, de tal manera que tenga tiempo suficiente para verlos antes de reunirse con usted). Cuando vaya a consultar al potencial abogado también debe preguntar y considerar lo siguiente:

1. Si trabajara su caso solo, si trabajara con un colega o si sub contratara algún otro personal de apoyo. Si la contestación es que no trabajara su caso solo, déjele saber que desea conocerle y hablar con este personal adicional.

2. Si no entiende algún termino dentro de su conversación con el potencial abogado, pídale se lo repita en términos que le sean más sencillos y no tema volverá preguntar cuantas veces sea necesario para comprender su asunto.

3. Hasta el caso que parece más sencillo puede complicarse en el camino, aun así pregúntele al potencial abogado cuanto tiempo aproximado podría llevar su caso, y cuáles pueden ser algunas de las situaciones previsibles que podrían surgir tramitando su causa de acción. Además, como estas situaciones podrían modificar los honorarios para trabajar su caso. (Tenga en consideración que el abogado puede proporcionarle una idea de qué está pendiente de hacerse, lo que se hará al respecto u otros por menores, pero el tiempo que demore su caso también depende parcialmente de qué tan ocupadas se encuentren las salas de los tribunale atendiendo otros casos como el suyo.

4. Cuánto serán las costas del caso? Quién tendrá que pagar las costas del caso?

5. Cuánto serán los honorarios de abogado? Qué tipo de honorarios serán? Quién pagará los honorarios? Ofrece plan de pago? Habrá un convenio por escrito que indique qué cubre y qué no?

6. Cómo se manejará la confidencialidad de mi expediente (y el caso)?

7. Tendré acceso a mi expediente?


Entendemos que usted querrá preguntar al potencial abogado cuando se reunan cuánta experiencia tiene con asuntos similares al suyo, qué tan recientemente manejo un caso como el suyo y cómo fue resuelto (fueron al juicio, se arreglaron fuera del tribunal, etc.) o cuál fue el resultado (¿Ganó o perdió el caso? En la abogacía, ni la experiencia ni los casos que haya ganado un abogado en su carrera le garantizarán que salga airoso en su caso, pues, decir lo contrario sugeriría que en Puerto Rico las controversias legales se resuelven por otros factores que no sean el estricto Derecho. En otras palabras, las leyes y la jurisprudencia ya están escritas y es la misma para el abogado con un mes de experiencia como para el que lleva 30 años en la profesión. Es cuestión de ética, profesionalismo, dedicación y compromiso del abogado, más allá del tiempo en la práctica. Base su decisión en cómo siente que el abogado manejará específicamente su caso, en lugar de preocuparse acerca de su edad y cómo manejó otros casos que pudieron ser similares. Las controversias legales son eso mismo, controversias con más de un punto de vista, y en su gran mayoría no son asuntos seguros o trámites mecánicos, por lo que, si un abogado le garantiza los resultados que usted espera, quiere o desea, esté prevenido y reconsidérelo. Pero, es cuestión de gustos y confiabilidad de cada cliente, al fin y al cabo usted es quien pagará por los servicios.


Finalmente, no se limite: consulte a más de un abogado si le es posible. Escriba toda la información que usted obtenga de cada potencial abogado. Qué tan satisfecho quedó con las contestaciones de los potenciales abogados a sus preguntas y a las afirmaciones sobre su caso? Se sentirá cómodo con el estilo de trabajar de ese abogado? Cree que el abogado tiene la habilidad para manejar su caso? Le resultaron claras y lógicas las explicaciones que le ofreció el potencial abogado acerca de su caso? Le parecen razonables y justificados los honorarios? Revise sus notas y tómese su tiempo para pensar las cosas antes de hacer una elección. Se trata de la confiabilidad que le produzca ese potencial abogado que, al fin y al cabo, pagará usted.


Hasta la próxima.


Posts Recientes